Seguidores

No me sigues... me acompañas!

SI QUIERES SEGUIR LAS PUBLICACIONES DE ESTE BLOG, SÓLO PULSA "Participar en este sitio"

No me seguirás, sino que nos haremos compañía en este tramo del camino, donde la AMISTAD es el motor y la ALEGRÍA de ser, el ritmo de la marcha.

GRACIAS POR PARTICIPAR, POR SER Y ESTAR EN EL AMOR!



lunes, 25 de febrero de 2013

La visión Tolteca del Amor



Todo está hecho de amor, de vida.
Incluso el miedo es un reflejo del amor,
pero el miedo existe en la mente,
y en los seres humanos, y controla la mente.

Después, lo interpretamos todo
según lo que tenemos en la mente.
Si tenemos miedo,
todo lo que percibimos lo analizaremos con miedo.

Si estamos enfadados, todo lo que percibimos
lo analizaremos con enfado.

Nuestras emociones actúan como un filtro
a través del cual vemos el resto del mundo.
Podría decirse que los ojos
son una expresión de tus sentimientos.
Percibes el sueño externo según los ojos con que lo miras.

Cuando estás enfadado,
ves el mundo a través de los ojos del enfado.
Si lo miras con los ojos llenos de celos,
tus reacciones serán diferentes,
porque verás el mundo a través de los celos.

Cuando lo haces con ojos llenos de enfado,
como ya he dicho antes, todo te molestará.
Si ves el mundo a través de los ojos de la tristeza,
llorarás porque llueve, porque hay demasiado ruido,
por cualquier cosa.

La lluvia es lluvia.
No hay nada que interpretar ni que juzgar,
pero tú la verás conforme a tu cuerpo emocional.

Como estás triste, mirarás con ojos de tristeza
y todo lo que percibas te resultará triste.


Pero si miras con los ojos del amor, 
dondequiera que vayas sólo verás amor.

Los árboles están hechos con amor.
Los animales están hechos con amor.
El agua está hecha con amor.

Cuando percibes las cosas con los ojos del amor,
puedes conectar tu voluntad con la voluntad de otro soñador,
y entonces, el sueño se convierte en un solo sueño.

Cuando percibes con amor
te conviertes en uno con los pájaros,
con la naturaleza, con una persona,
con todo.
... Ahora bien, para conseguir esto,
necesitas eliminar todo el miedo de tu mente
y percibir con los ojos del amor.
Tienes que desarrollar tu voluntad
hasta que se haga tan fuerte
que sea capaz de captar la otra voluntad
y convertirse en una sola,
ya que haciéndolo así, tendrás alas para volar.

O, si eres el viento,
serás capaz de ir de aquí para allá,
harás que desaparezcan las nubes
y que brille el sol.

Este es el poder del amor.




Haz el favor de tomarte unos instantes para cerrar los ojos, abrir tu corazón y sentir todo el amor que emana de él.

Quiero que repitas mis palabras en tu mente y en tu corazón, y que sientas una conexión de amor muy fuerte. Juntos, vamos a pronunciar una oración muy especial para experimentar la comunión con nuestro Creador.

Dirige tu atención a tus pulmones como si sólo existiesen ellos. Cuando tus pulmones se expendan, siente el placer de satisfacer la mayor necesidad del cuerpo humano respirar. Haz una inspiración profunda y siente el aire a medida que va entrando en tus pulmones. Siente que no es otra cosa que amor. Descubre la conexión que existe entre el aire y los pulmones, una conexión de amor. Llena tus pulmones de aire hasta que tu cuerpo sienta la necesidad de expulsarlo. Y entonces, espira y siente de nuevo el placer, porque siempre que satisfacemos una necesidad del cuerpo, sentimos placer.

Respirar nos proporciona un gran placer. Es lo único que necesitamos para sentirnos siempre felices, para disfrutar de la vida.

Estar vivos es suficiente. Siente el placer de estar vivo, el placer del sentimiento del amor...


Oración para la libertad

Creador del Universo, 
hoy te pedimos que compartas con nosotros 
una fuerte comunión de amor. 

Sabemos que tu verdadero nombre 
es Amor, 
que comulgar contigo 
significa compartir tu misma vibración, 
tu misma frecuencia, 
porque tú eres lo único que existe 
en el Universo.

Hoy te pedimos que nos ayudes 
a ser como tú, 
a amar la vida, a ser vida, 
a ser amor. 

Ayúdanos a amar como tú, 
sin condiciones, sin expectativas, 
sin obligaciones, sin juicios.

Ayúdanos a amarnos y aceptarnos 
a nosotros mismos sin juzgarnos, 
porque cuando nos juzgamos, 
nos hallamos culpables 
y necesitamos ser castigados.

Ayúdanos a amar todas tus creaciones 
de un modo incondicional, 
en especial a los seres humanos, 
y sobre todo a las personas que nos rodean: 
a nuestros familiares y a todos aquellos 
que nos esforzamos tanto por amar. 

Porque cuando los rechazamos, 
nos rechazamos a nosotros mismos, 
y cuando nos rechazamos a nosotros mismos, 
te rechazamos a ti.

Ayúdanos a amar a los demás tal como son, 
sin condiciones.

Ayúdanos a aceptarlos como son, sin juzgarlos, 
porque si los juzgamos, 
los encontramos culpables 
y sentimos la necesidad de castigarlos.

Limpia hoy nuestro corazón 
de todo veneno emocional, 
libera nuestra mente de todo juicio 
para que podamos vivir en una paz 
y un amor absolutos.

Hoy es un día muy especial. 
Hoy abrimos nuestro corazón 
para amar de nuevo 
y para decirnos los unos a los otros: 
“Te amo”,
sin ningún miedo, 
de verdad. 

Hoy nos ofrecemos a ti. 
Ven a nosotros, utiliza nuestra voz, 
nuestros ojos, nuestras manos 
nuestro corazón 
para compartir la comunión 
del amor con todos.

Hoy, Creador, 
ayúdanos a ser como tú. 

Gracias por todo lo que
recibimos en el día de hoy, 
en especial por la libertad 
de ser quienes realmente somos. 

Amén.


Extractos de: LA MAESTRÍA DEL AMOR y 
LOS CUATRO ACUERDOS 
de Dr. Miguel Ruiz





viernes, 22 de febrero de 2013

UN ESPEJO CUBIERTO DE HUMO


Hace tres mil años había un ser humano, igual que tú y que yo, 
que vivía cerca de una ciudad rodeada de montañas. 

Este ser humano estudiaba para convertirse en un chamán, 
para aprender el conocimiento de sus ancestros, 
pero no estaba totalmente de acuerdo con todo lo que aprendía. 
En su corazón sentía que debía de haber algo más.

Un día, mientras dormía en una cueva, 
soñó que veía su propio cuerpo durmiendo...

Salió de la cueva a una noche de luna llena. 
El cielo estaba despejado y vio una infinidad de estrellas. 

Entonces, algo sucedió en su interior 
que transformó su vida para siempre. 

Se miró las manos, sintió su cuerpo y oyó su propia voz que decía: 
«Estoy hecho de luz; estoy hecho de estrellas».

Miró al cielo de nuevo 
y se dio cuenta de que no son las estrellas las que crean la luz, 
sino que es la luz la que crea las estrellas. 
«Todo está hecho de luz –dijo–, 
y el espacio de en medio no está vacío.» 


Y supo que todo lo que existe es un ser viviente, 
y que la luz es la mensajera de la vida, 
porque está viva 
y contiene toda la información.
....

La Vida es la fuerza de lo absoluto, lo supremo, 
la Creadora de todas las cosas.

Esto es lo que descubrió: 
Todo lo que existe es una manifestación del ser viviente 
al que llamamos Dios; 
todas las cosas son Dios. 

Y llegó a la conclusión de que la percepción humana 
es sólo luz que percibe luz.

También se dio cuenta de que la materia es un espejo 
–todo es un espejo que refleja luz y crea imágenes de esa luz–,
 y el mundo de la ilusión, el Sueño, 
es tan sólo como un humo que nos impide ver lo que realmente somos. 
«Lo que realmente somos es puro amor, pura luz», dijo.


Este descubrimiento cambió su vida. 
Una vez supo lo que en verdad era, 
miró a su alrededor y vio a otros seres humanos 
y al resto de la naturaleza, y le asombró lo que vio. 

Se vio a sí mismo en todas las cosas: en cada ser humano, 
en cada animal, en cada árbol, en el agua, en la lluvia, 
en las nubes, en la Tierra... 

....

En esos instantes lo comprendió todo. 
Se sentía entusiasmado y su corazón rebosaba paz. 
Estaba impaciente por revelar a su gente lo que había descubierto. 
Pero no había palabras para explicarlo. 

Intentó describirlo a los demás, pero no lo entendían. 

Vieron que había cambiado, 
que algo muy bello irradiaba de sus ojos y de su voz. 
Comprobaron que ya no emitía juicios sobre nada ni nadie. 
Ya no se parecía a nadie.



El los comprendía muy bien a todos, pero a él nadie lo comprendía. 
Creyeron que era una encarnación de Dios; 
al oírlo, él sonrió y dijo:
 «Es cierto. Soy Dios. Pero ustedes también lo son. 
Todos somos iguales.
Somos imágenes de luz. 
Somos Dios». 

Pero la gente seguía sin entenderlo.

Había descubierto que era un espejo para los demás, 
un espejo en el que podía verse a sí mismo. «Cada uno es un espejo», dijo. 

Se veía en todos, pero nadie se veía a sí mismo en él. 

Y comprendió que todos soñaban pero sin tener consciencia de ello, 
sin saber lo que realmente eran. 

No podían verse a ellos mismos en él 
porque había un muro de niebla o humo entre los espejos. 

Y ese muro de niebla estaba construido
por la interpretación de las imágenes de luz: 
el Sueño de los seres humanos.

Entonces supo que pronto olvidaría todo lo que había aprendido. 
Quería acordarse de todas las visiones que había tenido, 
así que decidió llamarse a sí mismo 
«Espejo Humeante» 
para recordar siempre que la materia es un espejo 
y que el humo que hay en medio 
es lo que nos impide saber qué somos. 


Y dijo:
«Soy Espejo Humeante porque me veo en todos vosotros, 
pero no nos reconocemos mutuamente 
por el humo que hay entre nosotros. 
Ese humo es el Sueño, 
y el espejo eres tú, el soñador».


Fragmento de "Los cuatro acuerdos" 
por Don Miguel Ruiz



martes, 19 de febrero de 2013

EN UNIDAD CON LA VIDA


Bajo la apariencia superficial, todo está, 
no sólo conectado con todo lo demás, 
sino con la Fuente de toda la vida 
de la cual surgió.

Incluso una piedra,
 y más fácilmente una flor o un pájaro, 
podría mostrarle el camino de vuelta hacia Dios, 
la Fuente... a usted mismo.

Cuando usted los mira o los sostiene en sus manos 
y los DEJA SER sin imponerles una palabra 
o una etiqueta mental... 
surge dentro de usted 
una sensación de sobrecogimiento, 
de asombro.

La esencia de estos 
se comunica silenciosamente con usted 
y refleja hacia usted de nuevo su propia esencia.

...
¿Que "yo" podría estar separado de la vida, 
separado del Ser? 
Es absolutamente imposible.

Así pues no hay algo como "mi vida", 
y no tengo una vida... 
¡Soy Vida! 
Yo y la Vida somos uno.

No puede ser de otra forma... 
Así que ¿cómo podría perder mi vida?
Para empezar, ¿cómo puedo perder algo que no tengo? 
¿Como puedo perder algo que SOY? 
Es imposible.

La Verdad es inseparable de lo que usted ES.
Si, usted ES la Verdad... 
El mismo Ser que usted es, 
es la Verdad.

Jesús trató de expresar eso cuando dijo: 
"Yo soy el camino, la verdad y la vida".

Estas palabras son unas de la señales más poderosas 
y que apuntan más directamente hacia la Verdad, 
si se entienden correctamente.

Jesús habla del YO SOY más íntimo, 
de la identidad esencial de todos nosotros, 
de toda forma de vida.
Habla de la vida que usted ES.

Algunos místicos cristianos lo han llamado 
el Cristo dentro de uno; 
los budistas lo llaman la naturaleza búdica, 
para los hindúes, es el Atman, 
el Dios que mora en el interior.

Cuando usted está en contacto 
con esa dimensión en su interior 
-y estar en contacto con ella es su estado natural, 
no un logro milagroso-, 
todas sus acciones y relaciones reflejarán la unidad 
con toda la vida que usted siente, 
profundamente dentro de usted... 
¡Esto es AMOR!

...
Usted entonces se da cuenta de que no vive la vida, 
sino la Vida lo vive a usted.
La vida es la bailarina y usted el baile.

Dios es la Vida Única dentro 
y más allá de las incontables formas de vida.

El amor implica dualidad, amante y amado,
 sujeto y objeto... 

Así pues, el Amor es el reconocimiento 
de la UNIDAD 
en el mundo de la dualidad.

Éste es el nacimiento de Dios en el mundo de la forma.

El Amor hace que al mundo menos mundano, 
menos denso, 
más transparente a la dimensión divina, 
a la LUZ de la consciencia misma.




Extractos del libro de ECKHART TOLLE
"EN UNIDAD CON LA VIDA"

domingo, 17 de febrero de 2013

Simplemente GRACIAS K


Como crece solitario y vigoroso
el árbol en la montaña...

Así yo, vida tras vida.
Crecí en soledad y en estatura
y me esforcé por alcanzar la cumbre.

Hasta que al fin,
Oh, Maestro de Maestros,
rasgué el velo que Te separaba de mí...

Ese velo que Te ponía tan lejos.

Ahora, Amado, 
Tú y yo somos uno.

Como el loto hace hermosas las aguas,
así Tú y yo 
completamos la perfección de la vida.

Oh, Maestro,
Tu juego es mi juego,
tu Amor es mi amor.

Tu Sonrisa ha inundado mi corazón.
Mi tarea es Tu Obra.

Te inclinaste hacia mí, 
Oh, Amor,
como yo me incliné hacia Ti,
a través de incontables edades.

El velo de separación está deshecho...
Oh, Amado,
Tú y yo somos uno.

JIDDU KRISHNAMURTI

in memoriam 12 de mayo de 1895 -17 de febrero de 1986


jueves, 14 de febrero de 2013

ENAMORADOS


No es necesario que te pongas a hurgar 
en todo lo de tu vida 
e intentes figurarte de dónde provino,
 por qué está presente y cosas por el estilo. 

No tienes que descubrir cada ejemplo del ego, 
duda, carencia, temor 
o cualquier otra expresión 
que te parezca negativa. 

En cambio, cuando te des cuenta de ello, 
puedes aceptarlo, 
perdonarte por juzgarte, 
detener esa expresión 
y regresar al amor. 


Cuando lo hagas así, 
te llenarás con la Luz 
y el amor de tu propio ser 
y en medio de ese amor, 
todo se perdona.

Para esto se requiere tener disciplina 
y tú puedes hacerlo. 

Se trata de elegir (una y otra vez) ...
De elegir amarte.

¡Mereces tu propio amor!

John Roger



Si puedo decir a alguien 
"Te Amo", 
debo ser capaz de decir:

Amo a todos en ti, 
a través de ti 
amo el mundo,
en ti también 
me amo a mí mismo.

Erich Fromm



¿Si no amas todo, cómo puedes amar algo? 

Alejandro Jodorowsky





¿Qué es el amor? 

El amor es la respuesta de a todo. 

El amor no es una abstracción, 
sino una energía de verdad. 

Empieza a entrar en contacto con Dios 
en tu interior. 
Siente el amor. 
Expresa el amor. 

El amor disuelve el miedo. 
Cuando se siente amor no puede temerse nada. 

Como todo es energía, 
y el amor abarca todas las energías, 
todo es amor. 
...



Sólo el amor es real. 

El amor es una energía de increíble poder y fuerza. 
Todos estamos hechos de esa energía. 

El amor es algo absoluto. 
El amor no termina nunca, no se detiene nunca. 
La forma más pura es el amor incondicional, 
el que no espera nada a cambio.

Escuchemos nuestras intuiciones 
y no dejemos que nuestros miedos influyan en
los murmullos de nuestro corazón. 

Vivamos la libertad de amar sin reprimirnos, 
sin reservas, 
sin condiciones. 

No tengamos miedo. 
Somos inmortales, espíritus eternos, 
y somos siempre amados. 

De hecho, somos amor.



Brian Weiss

lunes, 11 de febrero de 2013

La felicidad de ser nosotros mismos

¿Cuál es el secreto para que logres el amor y la felicidad?

Si quieres felicidad, dale felicidad a otros; 
si quieres amor, aprende a amar a los demás;
si quieres atención y aprecio, 
aprende a dar atención y aprecio; 
si quieres abundancia material, 
ayuda a otros a tener abundancia.

De hecho, la manera más fácil de obtener lo que quieres 
es ayudando a otros a obtener lo que quieren. 

Este principio opera para individuo, corporaciones, 
sociedades y naciones.

Si quieres ser bendecido con todas las cosas buenas en la vida, 
aprende a bendecir silenciosamente 
a todos con las cosas buenas en la vida.

Hasta pensar en dar, pensar en bendecir, 
o una simple oración tiene el poder de influir a los demás. 

El pensamiento tiene el poder de transformación.

Cuando aprendes a dar aquello que buscas, 
activas y montas la coreografía de la danza 
con movimientos exquisitos, energéticos y vitales 
que constituyen el eterno palpitar de la vida.


La mejor manera de poner en operación la Ley del Dar 
y poner todo el proceso en circulación 
es tomar la decisión de que en cualquier momento 
que entres en contacto con otra persona 
le darás algo.

No tiene que ser algo material; puede ser una flor,
 un cumplido o una oración, de hecho, 
las formas más poderosas de dar no son materiales.

Los regalos de cuidados, atención, afecto, 
aprecio y amor
son algunos de los regalos más preciosos que puedes dar, 
y no cuestan nada.

Cuando conoces a alguien,
 puedes silenciosamente enviarle una bendición, 
deseándole felicidad, alegría y dicha. 

Esta manera de dar silenciosamente es muy poderosa.

Podrías decir "¿Cómo puedo darles a otros en este momento 
cuando no tengo suficiente para mi?" 

Puedes llevar una flor. 
Puedes llevar una tarjeta que diga algo sobre los sentimientos 
que tienes por esa persona a la que estás visitando. 
Puedes llevarle un cumplido. 
Puedes llevarle una oración.

Toma la decisión de dar a dondequiera que vayas, 
a quien sea que visites o veas. 

Siempre y cuando estés dando,
estarás recibiendo. 

Entre más das, adquirirás más confianza 
en los efectos milagrosos de esta ley.

Al recibir más, 
tu habilidad de dar más también aumentará...

Deepak Chopra


La verdadera felicidad no viene de una limitada preocupación por nuestro propio bienestar o de aquellos cercanos a nosotros, sino del amor y compasión que surgen por todos los seres vivos. 


Aquí, el amor significa desear que todos los seres vivos 
encuentren la felicidad, 
y la compasión significa el deseo de 
que todos ellos se hallen libres de sufrimiento. 


El desarrollo de esta actitud 
da lugar a una sensación de apertura y confianza 
que proporciona la base para la paz. 

DALAI LAMA


El Poder De La Mente Humana

Todos los seres humanos aspiran llegar a la felicidad, pero siempre sitúan esta felicidad más allá de lo que tienen en ese momento, la ven como si fuera algo que tuviera que alcanzarse, como si fuera algo por lo que tuvieran que luchar, como si fuera algo que llegara justo en el momento en que ellos consiguen hacer determinadas cosas, pero esta forma de ver a la felicidad, en realidad los aleja de ella.

Pensar que la felicidad se encuentra en algún futuro indeterminado, implica que ese futuro nunca se va a hacer presente, pues siempre estará más allá de lo que el propio individuo ha conseguido; sin embargo, la felicidad se encuentra presente en todo momento alrededor de las personas.

LOS DIEZ PRINCIPIOS 
DE LA FELICIDAD

l.- Nadie va a darme la felicidad, sólo yo puedo conseguirla. En este primer pensamiento, el ser humano toma la responsabilidad de su vida e inicia una búsqueda y un esfuerzo por encontrar eso que tanto busca.

2.- Yo soy un ser único en toda la tierra, nadie me comprende mejor que yo, y nadie sabe lo que yo necesito mejor que yo. En este segundo principio se dan las bases para eliminar cualquier ofensa que las personas reciban de parte de otras; cualquier comentario que deprima a una persona podrá ser nulificado bajo este principio, ya que la persona reconoce que nadie puede opinar acerca de ella, puesto que nadie la conoce mejor que ella misma.

3.- Lo que recibo ahora es lo que sembré ayer, y lo que siembre ahora será lo que reciba mañana. Este tercer principio permite al ser humano reconocer que los problemas actuales son resultado de acciones incorrectas del pasado, pero que, por lo mismo, el momento presente es el indicado para ir sembrando un futuro.

4.- Ni el pasado ni el futuro pueden lastimarme, sólo el presente tiene valor en mi vida. Entendiendo este cuarto principio, la persona le dará todo el valor que tiene su momento presente y le restará importancia a los hechos pasados que le causan remordimientos, y a los hechos futuros que le causan angustia.

5.- Sólo yo decido lo que debo hacer en este momento. Es decir, el ser humano entiende que las influencias ajenas son tan sólo eso, influencias, y él es el único que puede decidir qué hacer en ese instante.

6.- Sólo en el amor y en la paz interior puedo tomar las decisiones correctas. Es decir, si hemos de actuar en el tiempo presente, tendremos que hacerlo en paz y con amor, pues de esta manera, las acciones que tomemos estarán inspiradas en nuestra más alta capacidad tanto de servicio como de inteligencia.

7.- En mis decisiones tomaré siempre en cuenta el beneficio de los demás. Es decir, tomaré aquellas decisiones que beneficien a la mayor cantidad de personas; de esta forma, mi vida se estará encaminando hacia la más alta gloria que es la de recibir la compensación por el servicio prestado a los demás.

8.- Mi cara es el reflejo de mi estado interior. Es decir, cuidemos siempre el aspecto de nuestro rostro, adornémoslo siempre con la sonrisa, y que los ojos se encuentren siempre prestos a mandar una mirada de amor, porque de esta forma estaremos reflejando la serena armonía de quien ha aprendido a caminar en el sendero de la felicidad.

9.- Soy un hombre al servicio de la humanidad. Es decir, todo lo que yo haga, todo lo que yo diga, todo lo que yo piense o sienta, servirá para gloria de la humanidad, o bien, para perdición de ella.

10.- Yo tengo una misión en la vida, ser feliz y hacer feliz a los demás. Este último principio da sentido a nuestra existencia, y, a la vez, orienta nuestros esfuerzos hacia el beneficio de toda la humanidad.

Tres Caminos

¿Qué hay más allá de estas claves?, ¿qué podríamos decir además de lo mencionado de cada una de ellas? Más adelante veremos, que detrás de estos principios, se encuentra un camino que permitirá a todos los seres humanos, mantener siempre en su mente, las claves que les permitan alcanzar una vida llena de paz y de armonía espiritual.  

El sendero de la felicidad es tan amplio, que toda la humanidad cabría en él, si tan sólo supiera mantenerse en el presente. El pasado, el presente y el futuro, se asemejan a tres caminos que flotan en el espacio. 

El sendero de en medio es el presente, es un sendero firme, quieto, no se mueve, donde es el ser humano el que camina sobre él, es el ser humano el que avanza.  

El sendero de la izquierda es el sendero del futuro, el de los sueños y las fantasías, el de las angustias y de los temores; ese sendero arranca al hombre del presente y lo lleva vertiginosamente hacia el futuro, ahí el hombre no camina, es el sendero el que se mueve, pero tan sólo se mueve un espacio y después da vuelta sobre sí mismo, dejando caer a la persona nuevamente sobre el sendero quieto del presente, el camino vuela, pero siempre regresa al mismo punto, dejando al ser humano con la sensación de no haberse movido ni un centímetro del lugar en que se encontraba.  

El sendero de la derecha, es un sendero que se mueve igualmente, pero hacia atrás, arranca al hombre de su presente y lo lleva sumergiéndolo en tinieblas, presentándole imágenes fantasmagóricas, alguna agradables y otras llenas de crueldad y de dolor; ese camino igualmente se mueve, aunque más lento, y en donde las escenas se vuelven, o más dolorosas, o más agradables; parece como si el sendero se detuviera, permanece unos instantes quieto mientras las imágenes embelesan a la persona, y, repentinamente, el piso se desvanece, las imágenes desaparecen y la persona regresa estrepitosamente al sendero original del presente.  

Sólo el camino del centro, aquél que está quieto, es el único seguro, el único firme, y en él, el hombre puede caminar y sentir realmente que está avanzando. 

Detrás de esta alegoría se encuentran muchas claves para meditar en el futuro y en el pasado, y aprender a valorar el presente. Cada ser humano debe hacer un esfuerzo para vivir en el presente y apartarse de esas tendencias malsanas de vivir en realidades hipotéticas del pasado y del futuro.

INTEGRACIÓN PERSONAL

Ser feliz representa el acto supremo de comunión entre el ser y la vida que lo rodea; ser feliz es integrarse internamente con su mente, sus emociones y sus sentidos, y a la vez, fundirse con todas aquellas cosas que lo rodean. Cuando la mente y las emociones están atentas a los mensajes del mundo físico existe integración; cuando el ser humano desfasa sus pensamientos mandándolos hacia un pasado o hacia un futuro hipotético, decimos que el ser humano está desintegrado.

Integración Consciente

En la práctica diaria de ser feliz, es preciso abocarnos a la tarea de la integración, pero consciente, hay múltiples trabajos en los que el ser humano se encuentra, mental, emocional y físicamente, unido, integrado, dedicado a la ejecución de una determinada acción o tarea; sin embargo, todo esto se hace de una manera inconsciente, automatizada, perdiendo el sentido de lo que es estar vivo y estar disfrutando de la existencia física. Cuando el ser humano pueda trabajar normalmente, pero a la vez, estando consciente de su responsabilidad de ser feliz, en ese momento tendremos una mutación, un cambio en la naturaleza interna del ser, en los procesos mentales, en la calidad de las emociones, e incluso, en la percepción física de lo que lo rodea.

La Disciplina de la Integración

La disciplina de la integración implica que el ser humano debe permanecer con su atención mental y emocional puesta en aquello que su cuerpo físico está realizando; si esto se logra hacer disciplinadamente, al menos treinta minutos al día, estaremos cultivando a un nuevo ser, que vendrá a la manifestación, en el momento que la integración sea lo suficientemente completa como para establecer el contacto directo con el ser interior. En otras palabras, experimentando la integración en el presente, el ser pone en marcha un proceso de expansión continua de conciencia que lo llevará de una manera automática y rápida, a establecer un antakarama, es decir, su contacto con la mente superior, con el ser superior, con su Dios interno.
El primer principio: Nadie puede darme la felicidad, sólo yo debo conseguirla.

La mutación, aunque no puede ser explicada, en principio, debe representar el despertar hacia una nueva vida, el despertar hacia una nueva realidad, el abandono de los moldes y viejas ideas, y el descubrimiento de nuevos conceptos y emociones que enriquecerán, notablemente, la vida del ser, por eso es que decimos en nuestro primer postulado: Nadie puede darme la felicidad, sólo yo debo conseguirla. ¿Dónde reside el valor de esta afirmación? Mas allá de nuestra pueril significación de lo que es felicidad, tenemos que encontrar el verdadero sentido de la palabra; la felicidad es un estado de conciencia, no es un goce pasajero, ni es un estado armónico transitorio, no debe estar asociado a ciertas causas externas, porque entonces deberíamos llamarlo de otra forma, pero no felicidad. 

La gran diferencia entre la felicidad que proviene de la integración en el presente y la felicidad que se logra mediante el haber alcanzado ciertos objetivos, o el haber sucedido ciertas cosas, reside en la permanencia de la primera y en la temporalidad de la segunda, es decir, el ser humano, en el primer caso, alcanza la felicidad como un estado normal del ser y empieza a vivir en él; en el segundo caso, la felicidad sigue dependiendo de que las condiciones externas se mantengan y no cambien.

La felicidad es inenarrable

Si observan, la felicidad a la que he venido refiriéndome no es conceptual, es una experiencia real, vivida, experimentada únicamente por el ser, e imposible de ser transmitida a otras personas por ninguna vía; la felicidad es algo personal, es algo que sólo el ser comprenderá una vez que la haya experimentado, y, cuando esto suceda, la descripción que podría hacer de ella a otras personas, resultará tan vacía, que en definitiva no podrá ser descrita ni imaginada por los demás.

Haciendo una recapitulación de lo dicho hasta ahora, podríamos afirmar, que los diez principios tienen su razón de ser, en el hecho de que la felicidad es un logro personal y que únicamente será alcanzado cuando el ser humano realice una transformación en sus procesos mentales, en sus actitudes hacia su vida externa y descubra el maravilloso mundo del presente; estamos hablando entonces, de una nueva forma de pensar, de sentir y de vivir la vida.



FUENTE: http://segundonacimiento.wordpress.com/




viernes, 8 de febrero de 2013

Sin miedo a la muerte

ABRAZAR AL ÁNGEL DE LA MUERTE


LA INICIACIÓN A LA MUERTE:  El paso final para obtener la libertad personal es prepararnos para la iniciación a la muerte, tomarnos la muerte como nuestra maestra.

El ángel de la muerte puede enseñarnos de qué forma estar verdaderamente vivos. Hemos de tomar conciencia de que podemos morirnos en cualquier momento; sólo contamos con el presente para estar vivos.

La verdad es que no sabemos si vamos a morir mañana. ¿Quién lo sabe? Pensamos que nos quedan muchos años por vivir. ¿Pero es así?

Si vamos al hospital y el médico nos dice que nos queda una semana de vida, ¿qué haremos? Como ya he dicho antes, tenemos dos opciones. Una es sufrir porque nos vamos a morir, decirle a todo el mundo:

«Pobre de mí, me voy a morir», y hacer un gran drama. La otra es aprovechar cada momento para ser feliz, para hacer lo que realmente nos gusta hacer. Si sólo nos queda una semana de vida, disfrutemos de ella.
Estemos vivos...

Podemos decir: «Voy a ser yo mismo. No puedo pasarme la vida intentando complacer a los demás. Ya no tendré miedo de lo que piensen de mí. ¿Qué me importa si me voy a morir dentro de una semana? Seré yo mismo».


El ángel de la muerte nos enseña a vivir cada día como si fuese el último de nuestra vida, como si no hubiera de llegar ningún mañana. Empecemos el día diciendo: «Estoy despierto, veo el sol. Voy a entregarle mi gratitud, y también a todas las cosas y todas las personas, porque todavía estoy vivo. Un día más para ser yo mismo».

Así es como veo yo la vida. Esto es lo que el ángel de la muerte me enseñó: a permanecer completamente abierto, a saber que no hay nada que temer. Por supuesto, yo trato a las personas que quiero con amor porque sé que éste puede ser el último día para poder decirles cuánto las amo. No sé si voy a volver a ver a mis seres queridos, de modo que no quiero pelearme con ellos.

¿Qué ocurriría si tuviese una gran pelea con alguien a quien quiero, le lanzase todo el veneno emocional que tengo contra él o ella, y se muriese al día siguiente? ¡Ay, Dios mío! El Juez me atacaría con dureza y yo me sentiría muy culpable por todo lo que dije. Incluso me sentiría culpable por no haberle dicho a esa persona cuánto la quería.

El amor que me hace feliz 
es el que puedo compartir con la gente que amo. 


¿Por qué voy a negar que les quiero? 
No es importante que me devuelvan ese amor. 
Quizá muera yo mañana o tal vez muera alguien a quien amo. 
Lo que me hace feliz es hacerle saber hoy lo mucho que le quiero.

Se puede vivir de esta manera. Si lo haces, te preparas para la iniciación a la muerte. Lo que ocurrirá en esta iniciación es que el viejo sueño que tienes en la mente morirá para siempre. Sí, tendrás recuerdos del parásito - del Juez, de la Víctima y de lo que solías creer - pero estará muerto.

Esto es lo que va a morir en la iniciación a la muerte: el parásito.

No resulta fácil emprender esta iniciación porque el Juez y la Víctima luchan con todas sus armas disponibles. No quieren morir.

Y entonces sentimos que quien va a morir somos nosotros, y tenemos miedo de esta muerte.

Cuando vivimos en el sueño del planeta, es como si estuviésemos muertos. Si sobrevivimos a la iniciación a la muerte, recibimos el don más maravilloso: la resurrección. Eso quiere decir que renacemos de entre los muertos, estamos vivos, somos nosotros mismos de nuevo.

La resurrección es convertirse otra vez en un niño, ser salvaje y libre, pero con una diferencia: en lugar de inocencia, tenemos libertad con sabiduría. Somos capaces de romper nuestra domesticación, recuperar nuestra libertad y sanar nuestra mente.

Nos rendimos al ángel de la muerte sabiendo que el parásito morara y nosotros viviremos con una mente sana y un perfecto juicio.

Entonces, seremos libres para utilizar nuestra propia mente y dirigir nuestra vida.

Esto es lo que el ángel de la muerte nos enseña en la tradición tolteca. Se nos aparece y nos dice: «Todo lo que hay aquí me pertenece; no es tuyo. Tu casa, tu pareja, tus hijos, tu coche, tu trabajo, tu dinero: todo me pertenece y me lo puedo llevar cuando quiera, pero por ahora, puedes utilizarlo».


Si nos rendimos al ángel de la muerte, seremos felices para siempre. ¿Por qué?

Porque el ángel de la muerte se lleva consigo el pasado para que la vida pueda continuar.

Se lleva de cada momento pasado la parte que está muerta, y nosotros continuamos viviendo en el presente.

El parásito quiere que carguemos con el pasado, y esto hace que estar vivo resulte muy pesado.

Si intentamos vivir en el pasado, ¿cómo vamos a disfrutar del presente?

Si soñamos con el futuro, ¿por qué cargar con el peso del pasado? ¿Cuándo viviremos en el presente?

Esto es lo que el ángel de la muerte nos enseña a hacer.



Don Miguel Ruíz



Cuando un guerrero toma la decisión de pasar a la acción,
debería estar dispuesto a morir.

Si está dispuesto a morir, no habrá tropiezos,
ni sorpresas desagradables, ni actos innecesarios.

Todo encajará suavemente en su sitio porque no espera nada

(C. Castaneda).

LEYES DEL UNIVERSO

¡Jay Ganesha!

¡Jay Ganesha!

Luces que indican el camino


Mandalas con música para relajación y meditación

Organización Sathya Sai Baba

Diseño Gráfico

Pueblos Originarios

Camino del Amor

ENTRADAS MÁS VISITADAS

OM SAI RAM

OM SAI RAM
Gracias por tu siembra, Maestro del Amor!

AYUDA AL PLANETA

AYUDA AL PLANETA
Conservación de la naturaleza

EGO vs ECO

EGO vs ECO
TODOS SOMOS UNO

Amigo es AM-ar estar cont-IGO

Amigo es AM-ar estar cont-IGO
Gracias Noemí !!!

Contenido tomado de la web

Todo lo contenido en esta pagina es parte del anima mundi que, cada uno individualmente alimentamos.
Mi gratitud a todos los autores,fotografos,creadores y blogs por sus creaciones,inspiraciones,sabiduria y amor.
Si alguien desea que sus publicaciones o creaciones sean retiradas, sólo tiene que comunicarlo y asi se hará.
Gracias Infinitas